Búsqueda jerárquica Búsqueda alfabética
Diccionario de Bienes Culturales

Término: Hórreo

Hórreo ca
Hórreo en
Hórreo gl

Definición

Construcción* popular de madera o piedra sobre pilares*, aislada, de planta rectangular o cuadrada según las zonas. Por lo general está dotado de una cámara* estrecha y alargada provista de aberturas para su ventilación. Se utilizan los materiales próximos, normalmente de origen vegetal, de madera, pétreos, cerámicos y de hierro (en las escasas piezas de este material). En los vegetales, la cámara se forma con varas de castaño, roble, brezo o sauce; en los de madera, el castaño y el roble son los materiales predominantes; mientras que en los mixtos y de piedra se utiliza granito y esquisto, así como la misma madera que la del anterior. Su función principal era tanto la de aislar las provisiones de la humedad ambiental y de la lluvia, como la de impedir la entrada de animales, en especial la de roedores, a la vez que facilitar el secado y conservación del grano. En la zona norte de la Península Ibérica se distinguen tres grandes grupos: el gallego-portugués, presente en Galicia y norte de Portugal; el astur-leonés, en Asturias, León y Palencia; y el pirenáico-montañés, en Cantabria, Euskadi y Nafarroa. Siguiendo a Ignacio Martínez, que dará la clasificación más completa hasta la actualidad (en el Congreso Internacional de Geografía de Río de Janeiro (1956) y en el Coloquio Internacional de Estudios Etnográficos celebrado en Porto en 1958, de los numerosos tipos de hórreos, y teniendo en cuenta la forma, se pueden considerar tres variantes: hórreos de planta redonda o "cabaceiro"*; hórreos de planta rectangular o "cabazos"* y hórreos de planta cuadrada o asturiano*. En cuanto a los materiales de construcción, se distinguen cuatro tipos fundamentales: hórreos de varas entrelazadas ("cabaceiros" de planta redonda y "cabazos" de planta rectangular), se emplea de manera casi exclusiva en las zonas donde el cultivo del maíz es escaso o como hórreo auxiliar cuando hay una cosecha abundante, también se puede emplear para almacenar el maíz que es de inferior calidad; hórreos de madera, entendiendo los que llevan la cámara totalmente hecha de este material, ya que los soportes son por lo general de piedra, pueden ser de planta cuadrada o rectangular; hórreos mixtos, con los "penais"* de piedra y los "costais"* de madera; hórreos totalmente de piedra; y hórreos de albañilería, los más recientes en el tiempo, donde el ladrillo* y el cemento tienden a sustituir, total o parcialmente, a la cantería o a la carpintería. es

Nota de alcance

La expansión de este granero en toda el área de la Iberia húmeda coincide con la introducción y difusión del cultivo del maíz en el siglo XVIII. En lo referente a la terminología, en las zonas que lindan con el Cantábrico, el nombre tiene pocas variantes, en Nafarroa se llaman "garai" y los de Euskadi "garaixe". Mientras en Cantabria, León y Palencia la denominación empleada es la de "hórreo", en Asturias "hórreo" y "panera"* en función del tamaño y características, y "espigueiros" en el norte de Portugal. Sin embargo, en Galicia se pueden encontrar más de treinta denominaciones diferentes que se corresponden a las zonas, los materiales o las formas. Además del término "hórreo", que es el más empleado, se habla de "vergueiro", "cabaceiro", "cabaceira", "cabazo", "cabeceira", "cabeceiro", "cabiceira", "calabozo", "canasto", "canastro", "palleiro" y "piorno" que designan, en algunas comarcas, a los hórreos de tipo redondo o rectangular, hechos con ramas o varas entrelazadas, siendo las más extendidas "cabaceiro" y "cabazo", términos que la Galicia del norte oriental comparte con el asturiano, siendo éste de cuerpo rectangular y con la finalidad de servir de despensa*, provisto en muchas ocasiones de corredor. Los de tipo asturiano, implantados en la zona de las sierras orientales, reciben el nombre de "horro"; y los de planta casi cuadrada de grandes dimensiones, poco frecuentes, se conocen por el término de "graneira", "hórreo" y "cabás". Las variaciones más numerosas son las que se producen en las comarcas próximas a la costa. Arrancando de la denominación "cabazo" en el litoral cantábrico, se pasa a hórreo en el Arco Ártabro y, ya plenamente en el Atlántico, pasa a ser "cabazo" por Fisterra, "cabaceira" por las tierras de Carnota y Muros, y "piorno", "palleira", "canastro", "caustra" y "canizo", en la costa pontevedresa hasta el río Miño. "Cabano" se emplea en tierras pontevedresas de Terra de Montes; "canastro", es la designación propia en más de la mitad de Ourense y de Pontevedra; "cacipo", "cacifo" o "cacifro" en el interior de la provincia de Ourense; "caroceiro" es la designación en una pequeña zona de Lugo; "caustra", en los alrededores de Vigo; "paneira", al lado de Pontevedra; y "sequeiro", por Sarria y O Incio. Aunque la etimología de la voz "hórreo" fue motivo de controversia durante mucho tiempo, la opción finalmente admitida la hace derivar del latín "horreum" ("horreum erectum", hórreo elevado). Sin embargo aún no se ha llegado a un acuerdo sobre su origen. Eugeniusz Frankowski, en su obra "Hórreos y palafitos en la Península Ibérica" (Madrid, 1918), lo hace derivar de las estructuras de varas entrelazadas, supervivencia de la antigua construcción palafítica. La referencia escrita más antigua en la Península Ibérica se remonta al siglo I a.C., en "De re rústica", de Marco Terencio Varrón (libro 1, capítulo 57). También aparecen descripciones en otros autores latinos como Plinio Segundo o Marco Lucio Vitruvio. Las fuentes medievales en la Península citan la voz "orro" u "hórreo" en el "Cartulario" de Santo Toribio de Liébana (Cantabria), año 831. En la obra de Luis Alfonso de Carballo, "Antigüedades y Cosas Memorables del Principado de Asturias", siglo XVII, se puede encontrar una de las primeras descripciones del granero rural peraltado en el noroeste peninsular. es

Referencias bibliográficas

[Caamaño Suárez, M. (2006), pp. 282-283, pp. 290-293 y pp. 301-306]
[http://www.rae.es (2015]

Término genérico