Búsqueda jerárquica Búsqueda alfabética
Diccionario de Bienes Culturales

Término: Dance card

Carné de baile gl
Carnet de ball ca
Dance card en

Definición

Pequeño libro* de anotaciones de los bailes comprometidos. Se presenta en forma de librito de dos hojas con un pliego central atado, normalmente con un cordón de seda. Otra forma consiste en una serie de hojas unidas en un extremo por un pequeño remache. Suelen adoptar la forma silueteada de los motivos representados: paipái, cesta* de flores, bolso, etc. El cordón que atraviesa la anilla lleva en su extremo un pequeño lápiz. Los materiales con los que se realizaban estos utensilios son muy variados: marfil, carey, nácar, azabache, etc. Tanto la materia como los motivos decorativos con que se adornaban, determinaban el estado civil de su propietaria: las solteras utilizaban el nácar, las casadas el marfil y el azabache se reservaba a las viudas, lo que facilitaba la información sobre el estado civil de la dama a la que los caballeros pretendían solicitar un baile. En el texto impreso suelen aparecer datos como la entidad organizadora, la fecha, si es un carnet de señora o de caballero, etc. es

Nota de alcance

Durante la España del romanticismo, tarjeteros y carnets de baile no podían faltar entre los complementos que una dama debía llevar en el bolso. Los nobles y burgueses decimonónicos organizaban periódicamente diversos acontecimientos sociales que les permitían abrir las puertas de sus palacios. Las damas tenían la obligación de acudir a estas fiestas con un cuadernillo en el que, por riguroso orden de petición, debían anotar los nombres de los caballeros que solicitaban un baile. Los bailes decimonónicos contaron con un estricto protocolo que había de seguirse de manera escrupulosa, tanto por parte de los anfitriones como por la de los invitados. Por su parte, los propietarios debían enviar las tarjetas de invitación de ocho a quince días antes de la fiesta, siendo obligada una contestación. A la llegada de los invitados se les entregaba a las señoras un programa con las piezas que se iban a tocar. Los caballeros se acercaban a la dama para solicitarle un baile y ésta apuntaba su nombre en el carnet por riguroso orden de petición, era "norma" obligada el que una mujer nunca podía rechazar una invitación masculina, en caso contrario se consideraba como una descortesía. Asimismo, estaba estipulado que un invitado siempre ofrecía el primer baile a la joven a la que acompañaba, aunque teniendo en cuenta que nunca debía de bailar con una misma dama más de cuatro piezas en la misma velada. Por su parte, el dueño de la casa debía ocuparse de que todas las mujeres bailasen, ofreciendo su compañía a las menos solicitadas. es

Referencias bibliográficas

[Amaro Gamboa, J. (1999), p. 181]
[Liceras Ferreres, M.ª V. y Vicente Conesa, M.ª V. (1994)]
[Museo del Romanticismo: La colección (2011), M. Rodríguez Collado, pp. 132-135]
[Ramos Pérez, R. (2003), pp. 57-59]

Términos no descriptores

Carné de baile es
Carné de baile gl
Carnet de ball ca
Dance card en