Búsqueda jerárquica Búsqueda alfabética
Diccionario de Bienes Culturales

Término: Funerary monument

Funerary monument en
Monument funerari ca
Monumento funerario gl

Definición

Monumento*, de carácter conmemorativo, erigido en memoria de un difunto. Su función es la de señalizar, resaltar y destacar un enterramiento o tumba de un personaje o bien la de servir en distintos momentos del ritual funerario, constituyéndose como elementos de autorrepresentación social y de prestigio, orientados tanto a la exaltación del difunto como al de su familia. Por lo general, se trata de una tumba levantada en el emplazamiento que ésta ocupa, o bien en el de un epitafio*, de una placa funeraria (colocada sobre un muro* o un nicho*), en las proximidades de una sepultura, de una estela* o de un cenotafio*. Es, por tanto, una señalización y un signo que a veces se convierte en sepultura propiamente dicha. Dada su presencia en distintos contextos culturales su tipología y morfología varían enormemente. Los monumentos helenísticos y romanos reflejan unas características comunes: sucesión de cuerpos en sentido vertical, presencia de edículas* abiertas o cerradas y un cuerpo inferior formado por un podio* y/o escalinatas*. En Roma, en lo que se refiere a los aspectos formales y edilicios de la construcción, la representación y el prestigio social derivados de ésta podían conseguirse a través de la superficie y/o posición del terreno ocupado, los materiales empleados -por cantidad y calidad-, la riqueza del ajuar o la magnificencia de las ceremonias y ritos celebrados tanto con motivo del funeral en sí mismo como de las fechas conmemorativas. Con el fin de destacar la tumba en relación a otras, sobre todo en lo que respecta a la altura, se hizo uso de todo tipo de medios que les permitieran destacar sobre sepulcros cercanos. De la misa forma, ocurrió en el mundo ibérico, los monumentos funerarios se constituyen en el principal elemento para efectuar una lectura tanto de la organización social como del contenido ideológico. Este último tiene a la iconografía en piedra como fórmula más evidente de expresión. En los primeros momentos de la cultura ibérica sólo algunos personajes tienen acceso al ritual funerario. Los aristócratas se construyen importantes edificios que precisan de especialistas canteros, constructores y escultores. Las sepulturas se constituyen en moradas definitivas, en las que se simboliza la vida después de la muerte, y se alude al personaje enterrado mediante figuras o escenas en las que se enfrenta durante su viaje al Más Allá a seres y animales fantásticos, combates de los que siempre sale victorioso. Las esculturas* asociadas a estos monumentos funerarios ibéricos cumplen papeles relacionados con estas acciones. Los leones, significan el valor y la dignidad aristocrática del difunto. Las esfinges el vehículo alado del viaje al Más Allá. Los grifos, obstáculos en el viaje, a los que hay que abatir. Los toros, ligados a la potencia física y a la fertilidad, etc. es
Monumento* de carácter conmemorativo erigido en memoria de un difunto. Su función es la de señalizar, resaltar y destacar un enterramiento o tumba de un personaje o bien la de servir en distintos momentos del ritual funerario, constituyéndose como elementos de autorrepresentación social y de prestigio, orientados tanto a la exaltación del difunto como al de su familia. Por lo general, se trata de una tumba levantada en el emplazamiento que ésta ocupa, o bien en el de un epitafio* de una placa funeraria (colocada sobre un muro* o un nicho*), en las proximidades de una sepultura, de una estela* o de un cenotafio*. Es, por tanto, una señalización y un signo que a veces se convierte en sepultura propiamente dicha. Dada su presencia en distintos contextos culturales su tipología y morfología varían enormemente. Los monumentos helenísticos y romanos reflejan unas características comunes: sucesión de cuerpos en sentido vertical, presencia de edículas* abiertas o cerradas y un cuerpo inferior formado por un podio* y/o escalinatas*. En Roma, en lo que se refiere a los aspectos formales y edilicios de la construcción, la representación y el prestigio social derivados de ésta podían conseguirse a través de la superficie y/o posición del terreno ocupado, los materiales empleados -por cantidad y calidad-, la riqueza del ajuar o la magnificencia de las ceremonias y ritos celebrados tanto con motivo del funeral en sí mismo como de las fechas conmemorativas. Con el fin de destacar la tumba en relación a otras, sobre todo en lo que respecta a la altura, se hizo uso de todo tipo de medios que les permitieran destacar sobre sepulcros cercanos. De la misa forma, ocurrió en el mundo ibérico, los monumentos funerarios se convierten en el principal elemento para efectuar una lectura tanto de la organización social como del contenido ideológico. Este último tiene a la iconografía en piedra como fórmula más evidente de expresión. es

Nota de alcance

En los primeros momentos de la cultura ibérica sólo algunos personajes tienen acceso al ritual funerario. Así, los aristócratas se hacen construir importantes edificios que precisan de especialistas canteros, constructores y escultores. Las sepulturas se constituyen en moradas definitivas, en las que se simboliza la vida después de la muerte, y se alude al personaje enterrado mediante figuras o escenas en las que se enfrenta durante su viaje al Más Allá a seres y animales fantásticos, combates de los que siempre sale victorioso. Las esculturas asociadas a estos monumentos funerarios ibéricos cumplen papeles relacionados con estas acciones; los leones, significan el valor y la dignidad aristocrática del difunto; las esfinges el vehículo alado del viaje al Más Allá. Los grifos*, obstáculos en el viaje, a los que hay que abatir; los toros, ligados a la potencia física y a la fertilidad, etc. es

Referencias bibliográficas

[González Villaescusa, R. (2001), p. 108, p.115 y ss.]
[Los íberos. Príncipes de Occidente (1998), p. 111 y p. 114]
[Thesaurus Multilingue del Corredo Ecclesiastico (2004]
[Vaquerizo Gil, D. (coord.) (2001), s.v. D. Vaquerizo, pp. 94-97]
[Verdier, H.; Magnien , A. (dirs.) (2001), s.v. cercueil, pp. 64-65]

Término genérico