Búsqueda jerárquica Búsqueda alfabética
Diccionario de Bienes Culturales

Término: Ceremonial mask

Ceremonial mask en
Màscara cerimonial ca
Máscara cerimonial gl

Definición

Máscara* utilizada en un contexto mágico-religioso o en representaciones rituales a lo largo de las épocas, culturas y lugares. Se articula dentro de un conjunto compuesto por dos elementos. En primer lugar, la máscara propiamente dicha o elemento primario, que oculta la cabeza del portador, y que se subdivide en dos cuerpos: la cobertura que envuelve la cabeza y la talla que, en ocasiones, suele tener en su interior almohadillas elaboradas con fragmentos de telas o fibra vegetal para proteger el punto de contacto con el rostro o la cabeza. En segundo lugar, el disfraz* o elemento secundario, que oculta por completo el cuerpo, y que puede aparecer ceñido, conformando las extremidades, o con faldas que engloban el conjunto en un único volumen. En muchos casos, se ven complementados por bastones*, sonajeros*, zancos*, etc. El material fundamental es la madera, aunque existen piezas elaboradas con ramas y hojas, tejido o metal. Las de madera muestran dos superficies. La primera, por lo general, es lisa, con un acabado llano y suave debido al pulimento. También puede ser áspera, sin un acabado perfecto, lo que enfatiza el dramatismo. El interior, presenta, a veces, un acabado irregular, al no tener carácter representativo. Los motivos decorativos cambian según la función y la sociedad o clan al que pertenece la pieza. Pueden representar rostros o cabezas humanas o animales, combinaciones de ambas, figuras estilizadas que pueden caer en lo abstracto, imágenes de objetos de uso cotidiano o simplemente conceptos reconocidos por todos. Las dimensiones varían según su portador sea joven o adulto, hombre o mujer, o por la estructura que soportan, que puede medir hasta 4 o 5 metros de altura, en las verticales, y 1 o 2 metros de anchura en las horizontales. El peso también oscila según se utilicen maderas duras y pesadas o blandas y ligeras. La sujeción varía según el tipo. Pueden anudarse bajo la barbilla o detrás de la cabeza por medio de correajes de piel, materia textil o fibra vegetal. Suelen ofrecer distintos tipos de orificios para la visión, ventilación y audición o, alrededor de la pieza, para la sujeción de los accesorios. Los modelos básicos, atendiendo al principal punto de apoyo, son la máscara-casco*, la máscara-cresta*, la máscara-facial*, la máscara-frontal*, la máscara-manual* y la máscara-yelmo*. es

Nota de alcance

En algunas sociedades con creencias animistas este tipo de máscara debe ocultar la totalidad o parte de la cabeza porque el actor o danzante debe perder su protagonismo en beneficio del ser o ente al que representa y da vida. Las máscaras tienden a funcionar como "imanes" que atraen las fuerzas vitales que deambulan alrededor del poblado, sus gentes o lugares de culto. La fuerza puede provenir de hombres o seres superiores y tener un carácter positivo o negativo. Estas energías son captadas para recibir beneficio de ellas o para apartarlas de la comunidad y con ello evitar posibles males. Las funciones de las máscaras varían en virtud de las ceremonias en las que participan: funerales (pueden representar al fallecido o a los antepasados del clan), ritos iniciáticos (indican con ellas su grado dentro de la jerarquía social), ritos devocionales (representan a dioses mayores o menores, espíritus o antepasados definidos) o altares rituales (pueden utilizarse como base donde se realizan los ritos propiciatorios). Los personajes que portan las máscaras pueden representar las escenas en solitario, por parejas o en grupos. Participan en bailes o en escenificaciones teatrales que emulan las posturas de animales o escenas determinadas. El uso de la máscara, por lo general, queda restringido a los hombres iniciados de las sociedades secretas o grupos de edad, lo que no excluye, aunque sea en muy reducidos casos, la utilización de estas piezas por las mujeres. Resulta particularmente sorprendente la extraordinaria variedad de funciones entre las formas humanas y animales de las máscaras africanas y, en menor medida, de las de Oceanía. En África, por ejemplo, las variaciones sobre el uso de los cuernos y, en general el de las defensas, son objeto de metáforas accesibles a los diferentes grados dentro de los ritos iniciáticos. Las grandes orejas pueden representar tanto la agudeza auditiva como la inteligencia de saber escuchar; bocas muy abiertas, la voracidad amenazante o el poder de la palabra; grandes mejillas, la prosperidad o la autoridad. En los cultos precolombinos, se realizan representaciones de espíritus, dioses o demonios en las más variadas formas y materiales. Ya en un contexto general, desde finales del siglo XVI hasta nuestros días se siguen representando mascaradas con la eterna lucha entre dios y el diablo. El diablo, como en la tradición europea, es comúnmente representado por un animal o por un rostro humano complementado con atributos animales. La aparición de los demonios suele ser el punto culminante de cualquier celebración. es

Referencias bibliográficas

[Acosta Mallo, A. y Llull Martínez de Bedoya, P. (1992), pp. 10-13]
[Magia, mentiras y maravillas de las Indias (1995), C. Varela Torrecilla, p. 150]
[Masques. Chefs-d´oeuvre des collections du musée du quai Branly (2008), pp. 9-11]
[Ocampo, E. (1992), pp. 138-139]
[Romero de Tejada, P. (1999), p. 19]

Términos no descriptores

Màscara ritual ca
Máscara ritual es
Máscara ritual gl
Ritual mask en

Términos similares en otras colecciones